Historia

La imagen del Santísimo Cristo de la Expiración llega a Cabra en la década de los años 20 cuando la
Vizcondesa de Termens, Carmen Jiménez, le encarga la imagen de un crucificado al valenciano Pio
Moyar.
Esta imagen procesiona por primera vez en la mañana del Sábado Santo de 1928 pasando al año
siguiente a la noche del Viernes Santo. Esta imagen procesionaba formando un calvario junto a la
imagen de la una dolorosa, San Juan Evangelista y María Magdalena arrodillada a sus píes. La imagen
procesiona de esta manera hasta la década de los 50 cuando deja de procesionarse y desaparece la
Hermandad.
El 11 de abril de 1971 esta cofradía es refundada cuando un grupo de jóvenes decidieron formar una
Cofradía con la imagen que se hallaba en la Capilla del Colegio de Educación Especial Termens. Desde
su inicio la Hermandad siempre ha sido identificado por sus obras sociales y caritativas que realiza
durante todo el año, siendo estas la principal base de la Hermandad

La primera salida procesional tiene lugar en la Madrugada del Jueves Santo de 1972, siendo la misma
caracterizada por la gran austeridad, recogimiento y silencio que la caracteriza, alejada del folklore y de
todo lujo.
En la Estación de penitencia, se reza el Santo Vía-Crucis con el característico motete, cantado al final
de cada Estación. Durante la procesión la imagen del Señor es portada directamente sobre los hombros
de los costaleros y rodeada por un gran número de antorchones
La Hermandad desde 1984 cuenta con Casa de Hermandad propia, siendo la misma usada para
reuniones entre hermanos, de la Junta y para algunos eventos de la Hermandad como es el Pregón de
la Juventud.

Cristo antiguo